Tras unos cuantos fines de semana lluviosos, por fin el domingo despierta soleado y luminoso. Era la ocasión perfecta para que los Janonautas saciáramos nuestro apetito viajero haciendo una breve escapada al sudeste de Francia. Queríamos revisitar la ciudad de Perpignan en la que habíamos parado en una ocasión, de camino a Carcassonne. La distancia desde casa en coche era muy asequible, 2 horas. También está la posibilidad de ir en tren desde Barcelona con Renfe-SCNF en cooperación, un viaje corto y muy cómodo. Tras desayunar partimos en dirección al país vecino. Este es el relato de lo que hay qué ver en Perpignan, la catalana.

Qué ver en Perpinyà en un día