Cuando éramos pequeños al cava se le llamaba champán y se tomaba en Navidad y para los cumpleaños. Recuerdo que antes de las fiestas, con mi familia, siempre hacíamos una excursión a Sant Sadurní d’Anoia a buscar champán para esos días. Mi padre cada año quería visitar una cava diferente (hay más de 80 en este pueblo), para comparar diferentes productos y precios. Pero había una cava a la que siempre volvíamos: Les Caves Montesquius, para comprar el champán rosado que le gustaba a mi madre. Muchas cosas han cambiado desde entonces: al champán ahora se le llama cava (desde 1986); ahora no sólo se bebe en fiestas, aniversarios y a los postres sino que se ha convertido en una bebida habitual en las comidas. Pero hay una cosa que no ha cambiado: a mi madre le sigue gustando el Cava rosado Montesquiu más que ningún otro.

Hace unas semanas los Janonautas tuvimos la oportunidad de visitar las Caves Montesquius en una visita guiada organizada por Penedes Lovers. Aquí os explicamos nuestra experiencia.

Visita a las Caves Montesquius con Penedes Lovers