Las Stavkirke son las iglesias de madera construidas durante la época medieval sobre todo en el Norte de Europa. La palabra es de origen noruego. Actualmente las que quedan en pie están principalmente en Noruega y en Suecia. Estos templos eran cristianos pero con muchos motivos decorativos de la cultura vikinga. Cuando los Janonautas viajamos a Bergen, gracias al concurso de Visit Norway que ganamos, visitamos una de estas iglesias vikingas en las afueras de esta ciudad: la Stavkirke de Fantoft. Podéis ver como fue nuestra visita a Bergen entrando aquí.

La distancia entre el centro de Bergen y la stavkirke de Fantoft es de unos siete kilómetros. Para desplazarse hasta ella hay dos opciones: en coche o en metro ligero.

El recorrido en coche dura unos 20 minutos y hay un parking cercano donde aparcar. Del parquing a la iglesia se tiene que ir andando por una zona boscosa durante aproximadamente cinco minutos. El metro ligero se tiene que coger en Bergen, en la estación de Byperken, y hay que bajarse en Fantoft. El recorrido en metro es de unos 15 minutos y otros tantos caminando desde la estación, también por una zona boscosa.

La iglesia se construyó en el siglo XII (aproximadamente en el año 1150) pero no en su ubicación actual sino en el pueblo de Fortun. En 1883 fue trasladada en barco a Fantoft debido al estado precario en que se encontraba. En 1992 sufrió un incendio intencionado debido a que estaba construida sobre monumentos paganos. Solo se salvaron algunas partes del armazón de madera. Fue reconstruida y se consagró en el año 1997. La reconstrucción se realizó siguiendo las técnicas utilizadas en la época medieval, aunque las iglesias originales no tenían clavos y esta sí los tiene, pero bien disimulados.

Se cree que en Noruega había unas 1000 iglesias de este estilo pero actualmente no llegan a la treintena. En la mayoría de casos las stavkirkes han sido pasto de las llamas y no ha quedado nada de su estructura de madera.

Las características estéticas que más llaman la atención de la Stavkirke de Fantoft son sus techos escalonados y decorados como las escamas de un dragón, su decoración que mezcla imágenes cristianas con vikingas y los remates en forma de dragón. Estos últimos recuerdan las figuras que decoraban los barcos vikingos. Los laterales de la iglesia están hechos en forma de claustro con columnas de madera. En el lateral izquierdo se encuentra una puerta desde la que los enfermos de lepra recibían la bendición ya que no podían entrar en la iglesia.

Interior

Para acceder al interior se tiene que pagar una entrada. Si tenéis la Bergen Card la entrada está incluida.

Del incendio del año 1992 se salvó una parte de la cruz del altar. A partir de los restos pudo ser reconstruida. Una característica de estas iglesias es la estructura interior con un marco de madera con tablones. Tanto los bancos como el resto de la decoración del interior es de madera trabajada.

Junto a la iglesia hay una cruz medieval de piedra que originalmente estaba en la iglesia de Tjora.